El sábado 15 de octubre tuvo lugar en el restaurante Sabatini Cucina de Taipéi la inauguración del Club del Vino, asociación formada por socios de la Casa de España en Taiwán. A lo largo del año 2011 se fueron creando las bases del Club, bajo la filosofía del disfrute y de la camaradería, alrededor de vinos de España y del Mundo que sean merecedores de la prueba de la cata con dimensiones epicúreas y en perfecto maridaje culinario. Así, tras la maduración de las ideas y coincidiendo con la etapa final de la vendimia europea, ha comenzado la singladura del “Club del vino y de la mesa redonda”, según lo ha denominado el Presidente del Club, D. Santiago Rupérez, que, a su vez, ha situado el lema de la sociedad en la perspectiva del clasicismo: In vino, veritas/ In veritate, vita/ In vita, amoris gaudium.

La primera reunión ha tenido como marco –ya apuntado– el restaurante Sabatini Cucina, local elegante, cómodo, silencioso, con un servicio de primera categoría y un menú plagado de sencillez, calidad y ajustado precio. La cata se fue sucediendo inserta en la armónica degustación de viandas, en primoroso ensamblaje entre la afluencia de caldos –en sus respectivas copas– y el caminar de los platos, con sus correspondientes entradas, sopa, pescados, carnes, café y postre.

Los vinos que se cataron y bebieron fueron los siguientes: 1) Numanthia, 2006 (Toro); 2) Les Terrases, 2008 y 2009 (Priorato); y 3) Muga Reserva 2005 (Rioja). El entusiasmo ante sus calidades y sugerentes aportaciones a los diferentes sentidos que hacen funcionar lo humano, oído, vista, olfato, gusto y tacto, fue unánime en sucesiva muestra de asentimientos y sentires de todos los integrantes del selecto y elegido Senado del Club del Vino.

A los componentes del Club del Vino se les puede ver en diferentes instantáneas –mírense las imágenes en la sección Fotos– antes y después del evento ofrecido en honor del Dios Baco. Y no durante el mismo porque hubo faena y motivo.