El acogedor ambiente español que brinda siempre el Restaurante Hola de Kaohsiung sirvió esta vez de festivo marco a la tradicional comida navideña que reunió el sábado 18 de diciembre a los socios y amigos de la Casa de España en Taiwán.

La nutrida asistencia que llenó de colorido y de significado a esta fiesta se vio ampliamente recompensada por los suculentos platos con los que D. Ángel Martos, chef y propietario del restaurante, nos deleitó de principio a fin. La exquisitez de los manjares vino a aumenar de manera gradual el gusto con el que los comensales departíamos sosegada y alegremente motivados por este deseado encuentro.

Hacia el final, unas sentidas palabras de acogida del director de nuestra asociaciación, D. José Ramón Álvarez, aportaron esa calidez que aglutinaba el recgocijo de los presentes en torno al acontecimiento de la Navidad, fiesta del amor divino que intensifica nuestros profundos sentimientos de hermandad y amistad. Palabras que culminaron con el reconocimiento de toda la concurrencia a la primorosa labor culinaria con la que artísticamente nos engalanó a todos D. Ángel.

La fiesta se cerró con la entrega de los bonitos carnés a cada uno de los socios por orden de numeración, y con la esperada rifa de productos gastronómicos típicos españoles con los que se realza el gusto en estas celebraciónes de fin de año y comienzo de Año Nuevo. Contábamos, sobre todo, con el sorteo de la cesta navideña, y en esta ocasión recayó en D. Santiago Rupérez, quien amablemente la cedió a D. Manuel Piérola.

Nos queda a todos el buen sabor de los instantes difrutados en tan agradable compañía, lo que nos anima a continuar celebrando juntos muchos entrañables momentos.